Los ajustes a los 90.000 funcionarios durarán dos años

El Gobierno gallego ha aprobado la nueva ley que regula una serie de medidas de ajuste que se aplicarán a los 90.000 empleados públicos de la Comunidad. La norma tendrá una vigencia inicial de dos años –cumplido este plazo se revisarán las medidas en función de la evolución del PIB– y habilitará al Consello de la Xunta para analizar y modificar los salarios y las dietas de los directivos del sector público empresarial.

Concentración de funcionarios durante la celebración del Consello

Ambas novedades han sido anunciadas por el titular de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que compareció ante los medios tras presidir la reunión semanal de su Ejecutivo, acompañado de la conselleira de Facenda, Elena Muñoz, para detallar el contenido de esta Ley de medidas temporales para empleados públicos, que recoge, entre otros extremos, la reducción de nueve a seis de los días de libre disposición y la «posibilidad» de reducir la jornada.

En el caso de interinos y personal laboral temporal, la norma habilita al Consello de la Xunta para «decidir» sobre una reducción de jornada tras analizar las «necesidades» de la administración, pero Núñez Feijóo ha garantizado este jueves que se recortará «de forma excepcionalísima» y que «no se tocará» en ningún caso a los trabajadores de los ámbitos sanitario y educativo.

Conscientes de que estas medidas suponen «un esfuerzo» para los funcionarios de la Comunidad, Feijóo y Muñoz han incidido en que servirán para evitar otras decisiones «más drásticas» como recortes salariales. «En lo que dependa de la Xunta no tocaremos las retribuciones», ha sentenciado el presidente, quien no ha descartado, sin embargo, que lo pueda hacer el Gobierno central en un futuro.
Feijóo anuncio asimismo el compromiso de reducir la «administración paralela» a corto plazo…

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar