Feijóo aconsella ó Goberno central basear a reforma sanitaria no gasto farmaceútico

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha hecho un llamamiento este martes a la ministra de Sanidad, Ana Mato, a que apunte al gasto farmacéutico «como prioridad» en la reforma sanitaria, como un método más efectivo para «blindar» la esencia del sistema que el de la fórmula del ‘copago’ sanitario.

En este sentido, ha defendido que mientras el ‘copago’ supondría «renunciar a la esencia de la sanidad pública en España, que es el derecho universal a la asistencia médica sin coste adicional», actuar sobre el gasto farmacéutico «sería continuar una tendencia que ha funcionado en varios momentos del pasado» como, ha ejemplificado, cuando se sacaron los antigripales del catálogo nacional de medicamentos.

Sobre este punto, ha incidido en que la puesta en marcha en Galicia del catálogo priorizado de medicamentos –elaborado bajo el lógico principio de que, a medicamentos iguales, una administración pública ha de financiar el de un coste menor y no el más caro, ha recordado– ha permitido ahorrar a la Xunta en 2011 un total de 102 millones de euros, lo que supone un 11% menos de gasto que el año anterior. «Esto equivale a decir que cada día gastamos 300.000 euros menos en medicamentos, sin que se haya resentido esta prestación», ha enfatizado.

Feijóo ha agradecido en este sentido al Ejecutivo de Mariano Rajoy su disposición a retirar el recurso ante el Tribunal Constitucional contra el catálogo gallego de medicamentos y ha instado a la ministra Ana Mato a apuntar al gasto farmacéutico como prioridad en la reforma sanitaria. «Espero, en este sentido, que la presencia en el Ministerio de la exconsejera de Sanidad gallega –en referencia a Pilar Farjas, actual secretaria general de Sanidad– contribuya a defender esta idea en la que nuestra comunidad lleva trabajando más de tres años», ha recalcado.

UNA REFORMA ENTRE TODOS

Durante la conferencia magistral de la sesión inaugural del año académico 2011-2012 de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense bajo el título ‘Calidad y Sostenibilidad del Sistema Sanitario Público’, acto al que asistió el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, el presidente gallego ha apostado por una reforma sanitaria que garantice una sanidad pública de calidad –«será un camino tortuoso», ha admitido– y que requiere la implicación de toda la clase política y «también del compromiso de profesionales y usuarios».

«Esa idea –ha argumentado– podría resumirse en que veo perfectamente compatible tener y mantener uno de los mejores sistemas sanitarios del mundo con abordar su reforma para que sea viable y sostenible a corto y largo plazo. Dicho de otro modo, discrepo tanto de la teoría que asume con resignación que la sanidad es el sempiterno viacrucis de la hacienda pública; como de la que se propone remediarlo, pero pensando que por el camino se caerán pilares esenciales del modelo sanitario que hemos construido entre todos».

El sistema sanitario español, que ha definido como uno de los «principales logros colectivos» de España, debe ser reformado –«la sanidad pública está muy lejos de ser una realidad perfecta; está repleta de lagunas», ha sostenido– y para ello es necesario un «pacto político» y la colaboración de profesionales sanitarios y usuarios. En definitiva, «medidas valientes, decisiones responsables» y «lo más consensuadas posible».

El primer paso, en su opinión, sería elaborar un informe de características similares al conocido como ‘Informe Abril’, elaborado por Fernando Abril Martorell a principios de los años 90 sobre el sistema sanitario, y que aborde «la sostenibilidad de la asistencia sanitaria pública, que también nazca de un análisis profundo, que también sea alentado por todas las partes implicadas, y que enfrente a los gestores ante la situación financiera del sistema con la misma profesionalidad y rigor con la que lo hacen los profesionales con sus pacientes». «Aunque esta vez, eso sí», ha apostillado, «sería deseable que no se abandonase en la mitad del camino».

Feijóo ha admitido también la necesidad de actuar desde el punto de vista político sobre un modelo sanitario en el contexto de la actual crisis económica y, en esta línea, ha lamentado que hasta ahora se haya sido «incapaz de abordar una revisión estructural del modelo, que lo haga perdurable».

«Curiosamente, a un sistema sanitario enfermo por las deudas y sin visos de mejora por el previsible aumento del gasto, las mutaciones demográficas, o las nuevas actitudes sociales, le hemos aplicado el tratamiento contrario al que recomendaría cualquier profesional médico como ustedes. En lugar de un tratamiento restitutivo, lo hemos ingresado en paliativos, como si lo único que pudiésemos hacer fuese aliviar los síntomas de una patología incurable», ha argumentado.

El presidente de la Xunta ha repasado además otras dos «equivocaciones incluso más perniciosas» a la hora de abordar la reforma sanitaria como son la idea extendida de que la reforma conduce «inexorablemente» a la privatización del sistema y la de responsabilizar de los problemas a las Comunidades Autónomas «como si el traspaso de las competencias hubiese liberado por completo a las autoridades estatales».

REFORZAR EL CONSEJO INTERTERRITORIAL

«Afrontar los problemas de la sanidad pública únicamente desde el ámbito autonómico alimentaría una reforma atropellada, insolidaria y desequilibrada que, a mi entender, es totalmente desaconsejable», ha indicado el presidente gallego, que ha apostado en este sentido por potenciar el papel del Consejo Interterritorial para que «ejerza su función arbitral y sirva realmente para coordinar la reforma sanitaria».

Por todo ello, el presidente gallego ha recalcado que «el reto difícil y urgente» de la reforma sanitaria debe ser abordado desde la necesidad de «conjugar la lógica económica» que haga viable la sanidad pública «con la idea de que en juego está garantizar para todos el mejor sistema en el que vigilar el bien más preciado de cualquier persona, que es su salud».

ACADÉMICOS DE HONOR

El acto celebrado en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense ha servido para que tanto el Feijóo como Xavier Trias hayan sido nombrados como miembros honorarios de la Academia Médico-Quirúrgica.

El alcalde de Barcelona ha pronunciado una breves palabras en las que ha puesto en valor la transformación de un sistema sanitario público del que ha dicho que hay que sentirse orgulloso, a pesar de los problemas detectados en su gestión, por ser una «historia de éxito».

«Tenemos una sanidad muy barata y de alta calidad», ha subrayado Trias en varias ocasiones antes de reconocer que los problemas de la sanidad vienen derivados en gran parte por el que ha calificado como el principal problema de España, el desempleo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar