Rajoy en Bruselas: «Sé que muchas cosas no van a gustar»

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reclama a los sindicatos y a la patronal «buena disposición» hacia la reforma laboral que el Gobierno aprobará en las próximas semanas por considerar que los cambios en el mercado laboral español son imprescindibles ya que España se encuentra en una «situación muy compleja».

Rajoy se ha expresado así al ser preguntado por su confidencia al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, ante el que admitió antes del inicio del Consejo Europeo, sin ser consciente de que las cámaras recogían sus palabras, que la reforma laboral le costará una huelga.


Rajoy, con la exposición inicial

Preguntas de los periodistas

El presidente del Gobierno ha considerado esta posibilidad «porque al partido socialista le hicieron una huelga por una reforma laboral que, como todo el mundo sabe, no sirvió absolutamente para nada». «Sería un irresponsable si no fuera consciente», ha sentenciado.

«Sé que no van a gustar muchas cosas a los sindicatos o a los empresarios. Pero nosotros tenemos la obligación de gobernar», ha insistido Rajoy. «Espero que haya una buena disposición por parte de todo el mundo, prime el sentido común y se entienda que España está en una situación muy compleja ahora y que el objetivo es salir de ella, crecer y crear empleo», ha defendido.

El presidente del Gobierno ha vuelto a elogiar el acuerdo de moderación salarial alcanzado entre patronal y sindicatos, pero ha señalado que la reforma laboral «hoy en España es imprescindible, la demanda todo el mundo y la demandan sobre todo los españoles».

Rajoy ha dicho que no tiene ningún problema con la propuesta del presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, de enviar expertos a España para ayudar a reducir el paro juvenil y ha afirmado que está dispuesto a enviar él mismo a miembros de su equipo a Bruselas para abordar esta cuestión.

PRIMEROS CONTACTOS

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se estrena en un Consejo Europeo presentando a España como «interlocutor fiable con la UE, siempre comprometido con el interés general de Europea y también con los de España». Lo ha dicho en una rueda de prensa con Durao Barroso, presidente de la Comisión, posterior a un encuentro de trabajo entre ambos en el que ha confirmado su intención de mantener el calendario previsto para la aprobación en marzo de los presupuestos generales del Estado de 2012, que verán la luz después de que la Comisión presente sus nuevas previsiones de crecimiento.

Rajoy ha ratificado ese calendario en la rueda de prensa que ha ofrecido junto con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, tras la reunión que ambos han mantenido horas antes del Consejo Europeo. Fuentes de la Comisión habían avanzado que Barroso pediría a Rajoy un adelanto en la presentación de los presupuestos para minimizar las distorsiones en las cuentas públicas, pero ninguno de ellos ha confirmado que hayan hablado al respecto, aunque Rajoy ha insistido en mantener sus previsiones. Al ser preguntado por la posibilidad de que ese asunto haya formado parte de la reunión, el presidente del Gobierno ha señalado que de lo que ambos han hablado ha sido de las previsiones macroeconómicas.

Al respecto, ha explicado que España debe aprobar un nuevo cuadro macroeconómico porque el actual fija que el país va a tener un crecimiento del 2,3 por ciento en 2012 y es evidente que eso no va a ser así. Tras recordar que ya se saben las previsiones del Fondo Monetario Internacional, ha explicado que su Gobierno quiere saber las previsiones macroeconómicas de la Comisión, que se harán públicas el 23 de febrero. A partir de ahí, Rajoy ha explicado que su Gobierno hará sus previsiones, aprobará el techo de gasto y, después, presentará los presupuestos, donde ha dicho que se continuará en la senda de reducción del déficit ya iniciada. «Las previsiones de la Comisión serán en febrero e, inmediatamente después, nosotros presentaremos las nuestras y el techo de gasto», ha insistido.

Barroso ha elogiado las medidas económicas anunciadas por el Gobierno español, y ha recalcado que la Comisión confía que exponga «de manera urgente» las decisiones concretas y «ambiciosas» para llevar a la práctica sus compromisos, sobre todo los relativos al mercado de trabajo y el sector financiero. Para Barroso, «España es esencial para la estabilidad de la zona euro y es importante que el nuevo Gobierno entable un diálogo constructivo con sus socios euros y con la Comisión y exponga sus planes de reforma de un modo detallado y con el calendario correspondiente», ha añadido. «Yo no puedo ir ahora más en detalle sobre eso», ha señalado ante la posibilidad de modificar las previsiones de déficit. El presidente del Gobierno español ha reconocido que los socios comunitarios tienen que tomar decisiones difíciles, pero ha recalcado que todos han de actuar «con sentido común».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar