A Frouxeira se abre de forma natural

La laguna de A Frouxeira, en Valdoviño (A Coruña), ha abierto de forma natural y ha comenzado a vaciarse en la mañana de este lunes, precisamente el mismo día en el que estaba previsto que comenzase el desagüe artificial programado por la Consellería de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia.

La apertura de forma natural se ha producido en torno a las 8.00 horas, en la zona oeste. El cierre de arena de la laguna, que la separa de la playa y del mar, acabó cediendo ante la fuerza del agua, que abrió un canal natural de «casi 25 metros de ancho», según han explicado a Europa Press vecinos de la zona.

Está situado en la zona por la que habitualmente se evacuaba el agua de forma natural en la laguna, y en el lado opuesto al que la Xunta ha construido un canal artificial.

Estaba previsto que este lunes comenzase el vaciado controlado de la laguna, según anunció la pasada semana la Consellería de Medio Ambiente. Desde el pasado martes, seis palas excavadoras crearon en la playa un canal de desagüe artificial, con la utilización de grandes sacos de arena, con el que se planteaba reducir en 60 centímetros el nivel alcanzado por la laguna.

Finalmente, parece que esta solución no se tendrá que aplicar porque la laguna ha acabo abriendo de forma natural hacia el mar y de una forma «impresionante» y con un enorme «torrente de agua», según han asegurado los vecinos de la zona.

INUNDACIÓN DE ACCESOS

La laguna sobrepasó sus niveles habituales a mediados del mes de diciembre y llegó a inundar los accesos a las viviendas que se sitúan en la zona, lo que provocó las protestas de los vecinos, que llegaron a protagonizar un encierro de dos semanas en la casa consistorial, en plenas navidades, para reclamar soluciones a la Xunta de Galicia.

Inicialmente, se emplearon bombas de achique y se creó un dique de contención para evitar el desbordamiento del lago. Esta medida se mantuvo durante semanas, pero la laguna siguió creciendo de nivel. Por este motivo, la Dirección Xeral de Conservación da Natureza anunció la pasada semana que se crearía un canal de desagüe artificial, para evitar que el desbordamiento natural de la laguna pudiese provocar mayores daños a la naturaleza y al medio ambiente.

Para crear ese «dispositivo artificial» se utilizaron hasta seis palas excavadoras que trabajaron intensamente en la zona de la playa, lo que provocó las críticas de vecinos de Valdoviño que hasta en dos ocasiones protagonizaron concentraciones de protesta este fin de semana ante lo que consideraban un «auténtico delito ecológico».

También el colectivo ecologista Adega mostró su contrariedad con la actuación programa por la Xunta de Galicia y la puso en conocimiento de la Comisión Europea y de la Oficina Internacional de la Convención Ramsar al considerar que las obras eran un «atentado ecológico».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar