El ‘desaire’ a doña Letizia, fruto de un malentendido

El diplomático congoleño que el martes no estrechó la mano de la princesa de Asturias cuando esta se la tendía durante una recepción en el Palacio de la Zarzuela se llama Oscar Matonda, es responsable de Negocio en la Embajada del Congo y llegó a España el pasado mes de mazo.

El poco tiempo que lleva en el país hace que aún no domine el idioma español y que desconozca parte del protocolo, ha declarado la institución para la que trabaja, que defiende que esas fueron las causas que le llevaron a cometer el supuesto desplante a Doña Letizia y no convicciones sexistas o religiosas como algunos medios han señalado.

«Todo ha sido un malentendido», reiteran desde la Secretaría de la embajada, que insisten en que el gesto de Matonda no fue de ninguna manera «intencionado ni premeditado».

Al parecer, el diplomático tendió en un primer momento la mano a la princesa. Esta le dijo entonces unas palabras en español que él no entendió bien. «Pensó que le estaba diciendo que ella no acostumbraba a saludar», indican desde la Embajada. Matonda todavía permaneció unos segundos más, visiblemente confundido. Incluso sonríe, como se ve en el vídeo.

«De ninguna manera su voluntad era la de hacer daño a la monarquía o al pueblo español», afirman.

Este miércoles, la fotografía del diplomático del Congo en el Palacio de la Zarzuela ilustraba la mayoría de los medios. En Internet todavía se puede ver el vídeo en el que la princesa mira a la cámara sin saber cómo reaccionar después de que Matonda le ha dado la espalda.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar