El Gobierno y los 30 «magníficos», por la marca «España»

El Gobierno va a establecer «un canal permamente de comunicación» con las empresas exportadoras del país con el objeto de potenciar «la marca España» a través de la colaboración público-privada. «Tenemos que ponernos al servicio de las empresas», dijo el ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, José Manuel García-Margallo.

García-Margallo y sus homólogos de Industria, José Manuel Soria, y de Fomento, Ana Pastor, almorzaron hoy con los presidentes, vicepresidentes o consejeros delegados de 30 de las mayores empresas españolas.

Al encuentro han asistido las empresas españolas con mayor presencia internacional, dedicadas a las telecomunicaciones, el sector textil, banca, construcción, energía y transporte. Por las telecos han estado invitados el presidente de Telefónica, César Alierta, y el de Indra, Javier Monzón. Del sector financiero han asistido el presidente de BBVA, Francisco González, y el vicepresidente de Santander Matías Rodríguez Inciarte; y el presidente de Mapfre, José Manuel Martínez, por el sector asegurador.

De constructoras e infraestructuras, han participado en el encuentro el presidente de ACS, Florentino Pérez, el vicepresidente de Ferrovial, Joaquín Ayuso, y el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir. También se ha contado con la presencia del presidente de Técnicas Reunidas, José Lladó; el de Acciona, José Manuel Entrecanales; el de Abertis, Salvador Alemany; el de Sacyr Vallehermoso, Manuel Manrique, y el de FCC, Baldomero Falcones. Además, ha asistido el presidente de Isolux. Luis Delso Heras y el vicepresidente de Abengoa, José Terceiro

Pablo Isla, presidente de Inditex, a su llegada al encuentro

Ha sido invitado también el presidente de Inditex, Pablo Isla. En representación del sector energético han acudido el presidente de Endesa, Borja Prado; el de Repsol, Antonio Brufau; el de Cepsa, Santiago Bergareche el de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el de Gamesa, Jorge Clavet. Del transporte han asistido el consejero delegado de Talgo, José María Oriol; el de Iberia, Antonio Vázquez; el de Navantia, Luis Cacho; el de Vueling, Josep Piqué; el de EADS, Domingo Ureña, y el de CAF, José María Baztarrica. Han acudido además, el presidente de Seat, James Muir , el consejero delegado de Acerinox, Bernardo Velázquez y la presidenta de Prosegur, Helena Revoredo.

El ministro de Exteriores, que desde su toma de posesión adelantó que una de sus prioridades iba a ser apoyar a las empresas españolas en el extranjero, presentó la reunión como «la primera de una larga serie con los agentes económicos» para fomentar las exportaciones y la internacionalización. Según avanzó, tras este encuentro habrá otro con la CEOE y las patronales de las pymes y luego rondas sectoriales en los principales «puntos» industriales.

«En un mundo globalizado compiten las empresas, pero tambien los sistemas y los países», argumentó García-Margallo, para explicar la importancia de «elaborar una marca España» poniendo en marcha a todos los actores que puedan apuntalarla «en un mundo que es un mundo de imagen»: desde la Casa Real hasta las instituciones culturales, pasando por las multinacionales, los innovadores, los cooperantes y los deportistas.

Del almuerzo con los dirigentes de estas 30 grandes empresas, el ministro coligió que hay unanimidad en que «la imagen de España es peor que la realidad». Para invertir ese desfase invitó también a las comunidades autónomas, porque «quien tiene tiene una marca tiene una marca, quien tiene dos tiene media y quien tiene tres no tiene ninguna».

Esto se concretará en que el Ejecutivo constituirá «un grupo de trabajo muy reducido» con la participación de los ministerios implicados que estará en contacto permanente con las empresas; éstas, reconoció, «saben mucho más de lo que necesitan» de su Gobierno que el propio Gobierno.

PASTOR, SORIA Y EMPRESARIOS

Tras García-Margallo, tomaron la palabra Pastor y Soria. La primera presentó el encuentro omo «una oportunidad de compartir este proyecto de país» que, reforzando las exportaciones, ayudará a crear empleo en España.

En este sentido, puso como ejemplo la concesión del contrato del tren de alta velocidad La Meca-Medina a un consorcio español como «exponente claro» de que los proyectos nacionales pueden verse en el exterior como eficientes y competitivos y proporionar al país más riqueza y peso en el mundo.

A su vez, Soria, que también puso en relación exportaciones y creación de empleo, presentó a las grandes empresas como «locomotoras para que otras empresas fecunden su ejemplo, salgan al exterior y contribuyan al crecimiento económico».

Finalmente, alabaron el encuentro dos de los directivos presentes en la reunión, el presidente de Inditex, Pablo Isla, y el de Telefónica, César Alierta. Isla hizo «una valoración muy positiva del encuentro», pues revela que el Gobierno considera una prioridad el apoyo a la marca España y la internacionalización de las empresas.

Como Soria, también atribuyó a estas 30 empresas el papel de «tractores» de las más de 100.000 que exportan a otros países. Finalmente, advirtió de que «el mundo es muy competitivo y para hacer a España atractiva para la inversión extranjera es importantísimo profundizar en las reformas estructurales actualmente emprendidas».

Por su parte, Alierta, presidente también del Consejo Empresarial de Competitividad, cuyos estudios han revelado que «la capacidad española de internacionalización es mucho mayor» de la que exhibe, dijo que este martes ha sido «un gran día» porque ha mostrado que la Administración tiene claro lo importante que es promover la colaboración público-privada.

Además, ofreció a las pymes el conocimiento de las grandes empresas sobre «cómo salir a los mercados». Según sus cálculos, si España tuviera la cuota que le corresponde en mercados que le son «naturales», ello redundaría en cifras muy importantes de crecimiento y creación de empleo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar