El capitán, detenido por abandonar el barco

El capitán del crucero que encalló en la costa italiana fue arrestado este sábado y es investigado por homicidio y por haber abandonado el barco, dijo un fiscal local en Grosetto, Italia.

Francesco Schettino, el capitán, había sido entrevistado por los investigadores en Porto Santo Stefano, luego de que la embarcación con 4,200 pasajeros se hundiera tras golpear con rocas en agua poco profunda, en la costa este de Italia, dijo Emilio Del Santo, funcionario de las autoridades costeras de Livorno.

Las autoridades investigan por qué el barco no emitió una señal de socorro durante el accidente, ocurrido este viernes por la noche cerca de la isla de Giglio, según funcionarios. El barco es propiedad de la empresa Costa Cruises.

«Por el momento no podemos excluir que el barco tuvo un problema técnico, y por esta razón se movió hacia la costa, para salvar a los pasajeros, el personal y el barco. Pero no enviaron una señal de socorro. El barco se contactó con nosotros una vez que los procedimientos de evacuación se estaban llevando a cabo», dijo Del Santo previo al anuncio del arresto.

«El miedo y el pánico es comprensible en un barco de alrededor de 300 metros de largo y con más de 4,000 pasajeros», dijo Del Santo. «Podemos confirmar que el barco tiene una ruptura en el casco de unos 90 metros, y que el lado derecho está completamente bajo el agua».

Dos turistas franceses y un miembro del personal del barco de origen peruano fallecieron por el incidente, dijeron las autoridades de Livorno.

Giuseppe Orsina, un portavoz de la agencia local de protección civil, dijo que entre 43 y 51 personas estaban desaparecidas, aunque las autoridades revisan las listas de pasajeros para confirmar la cifra exacta. «Esta gente aún puede estar en la isla de Giglio, en casas u hospitales», dijo Orsina.

La Guardia Costera dijo que entre 50 y 70 personas estan desaparecidas.

Los pasajeros fueron llevados en bote a la isla Giglio, donde pasaron la noche.

El «Costa Concordia» fue terminado en 2006. De acuerdo con el astillero, tiene capacidad para 3.780 pasajeros, de los que se ocupan 1.100 tripulantes.

Unidades de los guardacostas y otros barcos, sobre todo transbordadores entre la costa toscana y la pequeña isla de Giglio, se dirigieron a la zona para participar en la evacuación de pasajeros y miembros de la tripulación.

El «Costa Concordia» zarpó del puerto de Civitavecchia a las 18H00 GMT del viernes y se dirigía a Savona, más al norte, en el marco de un crucero de una semana por el Mediterráneo.

Luciano Castro, un testigo, indicó a la prensa italiana que hacia las 21H30 los pasajeros «estaban cenando cuando se fue la luz, siguieron un golpe y luego un fragor y los cubiertos se fueron al suelo».

Cuando volvió la luz, el comandante anunció una avería del generador eléctrico y garantizó una reparación rápida, pero unos pasajeros se apercibieron de que el barco estaba ladeado.

La tripulación invitó a todo el mundo a ponerse los chalecos salvavidas y juntarse en el puente delante de las chalupas.

Luego vino la orden de abandonar el buque: siete timbrazos cortos y una larga, según el testigo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar