Detectados más de 120 productos peligrosos

El Instituto Galego de Consumo (IGC) detectó durante el año 2011 un total de 124 productos industriales peligrosos en las más de 107.700 actuaciones de control llevadas a cabo.

Así lo han confirmado en rueda de prensa la directora xeral de Comercio, Nava Castro, y la gerente del Instituto Galego de Consumo, María Jesús Muñoz, quienes han informado que se ha notificado a la red de alerta del resto de comunidades un total de 124 artículos –115 de los cuales presentaban un riesgo grave–.

Esta cifra convierte a Galicia en la comunidad «que más productos peligrosos detecta» en el Estado, según ha explicado Nava Castro, ya que «es también la que más investiga en este terreno».

Por su parte, María Jesús Muñoz ha asegurado que «por lo tanto, Galicia es la región europea que más actúa, y más proactiva es a la hora de controlar este tipo de productos en el mercado».

Del total de actuaciones en materia de control de mercado, más del 90 por cien tienen que ver con la seguridad de los productos industriales, entre los que se incluyen juguetes, vestimenta infantil, material eléctrico o pequeños electrodomésticos.

CAMPAÑA DE NAVIDAD

Además, este sábado se han dado a conocer los resultados de la campaña de Navidad, ‘InfonadalConsumo’, en la se han detectado nueve productos que se han procedido a retirar ante el riesgo grave que entrañaban, después de analizar un total de 41 productos.

De los nueve productos de riesgo grave, ocho eran guirnaldas con distintos problemas de cables, clavijas o sistemas de intermitencia; junto con una guitarra para menores de tres años, que cuenta con una correa de más de los 380 milímetros permitidos, por lo que existe riesgo de estrangulamiento. Todos estos artículos procedían de China, menos uno de origen desconocido y distribuidor portugués.

Asimismo, se han identificado cuatro coches teledirigidos que no implicaban un riesgo grave, pero sí problemas en el impacto de caída, es decir, tras un golpe se desmonta y sus cables o pilas quedan al descubierto con el consecuente riesgo de cortocircuito o quemaduras.

De este modo, Castro ha destacado que en la campaña «se ha hecho hincapié» en los colectivos «más vulnerables», al tiempo que ha incidido en el protocolo que se sigue en estos casos, pues siempre que una comunidad detecta un producto peligroso notifica la red de alerta, que permite una rápida adopción de medidas coordinadas a nivel estatal y europeo para la protección de los consumidores.

Según ha explicado Nava Castro durante esta campaña se incrementaron los controles relativos a la protección de los consumidores, etiquetado, publicidad, hojas de reclamación o condiciones de las garantías.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar