Nueva Zelanda: Carguero encallado se rompe en dos

Un barco de carga que encalló frente a la costa de Nueva Zelanda en octubre se partió en dos, con lo que dejó a la deriva contenedores y escombros, y desató temores de un nuevo derrame de petróleo, según las autoridades marítimas.

El naufragio del Rena, de propiedad griega, fue descrito como el peor desastre ambiental marítimo de Nueva Zelanda, incluso antes de que la popa, azotada por fuertes olas, se separara durante la noche.

El buque ya había derramado previamente petróleo pesado que contaminó las inmaculadas playas de North Island y causó la muerte de hasta 20.000 aves marinas. Pese a los esfuerzos de recuperación, cerca de 400 toneladas de petróleo se mantenían a bordo.

Funcionarios marítimos dijeron que la proa sigue anclada en su posición original, pero la sección de popa se deslizó al menos a 30 metros de la parte delantera y se está «moviendo de manera significativa», golpeada por el oleaje de seis metros.

«Ha habido una descarga significativa de contenedores y escombros de contenedores de la nave», que incluyen madera, bolsas de leche en polvo y contenedores, todo lo cual podría comenzar a llegar a la orilla el domingo por la tarde, dijo el portavoz de Maritime New Zealand Ross Henderson. Advirtió que la tormenta que separó el buque seguirá por otros tres o cuatro días.

Según Alex van Wijngaarden, jefe del equipo de respuesta nacional en el lugar, el petróleo podría tocar tierra cerca de la medianoche del domingo.

«Aunque los informes en este momento indican que no ha habido una liberación significativa de crudo, dado que el Rena está actualmente en una posición frágil, resulta probable una mayor liberación», advierte. «Si bien se desconoce en este momento con exactitud cuánto petróleo puede ser liberado, los equipos han sido movilizados y estarán listos para responder a cualquier cosa que pueda llegar a tierra».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar