El Stradivarius ya no es lo que era

Los afamados Stradivarius, creados por Antonio Stradivari (1644-1737), parece que no suenan mejor que los violines fabricados estos años, según atestigua un estudio efectuado por Claudia Fritz, de la Universidad de París.

La investigadora reunió en Indianápolis (Estados Unidos) en 2010 a 21 violinistas profesionales para que probaran seis violines, de los que dos eran Stradivarius de finales del siglo XVII o comienzos del XVIII, otro era un Guarneri del Gesù de 1740, y los tres restantes recién salidos de fábrica, eso sí, de altísima gama.

Los músicos tocaron con todos los violines llevando gafas de soldador, para que no pudieran distinguir unos de otros, y se había perfumado la parte del instrumento más próxima a la nariz del ejecutante para que el aroma a madera vieja no diera pistas. Los concertistas estaban, además, separados por cortinajes de forma que no pudieran comunicarse y tenían que valorar cada instrumento por comodidad de manejo, proyección, respuesta y colores tonales. El resultado fue el mayor golpe imaginable a un prestigio multisecular.

Una clara mayoría prefirió lo nuevo a lo antiguo, uno de los dos Stradivarius fue el peor valorado, y los artistas se mostraron incapaces de distinguir lo viejo de lo nuevo.

Los tres violines antiguos están valorados unas 100 veces más que los instrumentos nuevos.

No es de aventurar, sin embargo, que el descubrimiento vaya a afectar a la cotización de esas joyas de época, porque aunque solo fuere como objetos de coleccionista, los Stradivarius seguirían siendo valiosísimos. El taller del gran maestro italiano fabricó un gran úmero de tan bellos instrumentos, pero solo se conservan 650.

La moraleja de esta historia es la de que es una insensatez comparar lo viejo con lo nuevo, atribuyendo cualidades especiales a uno u otro, y más aún a lo viejo por el solo hecho de serlo. Lo que importa, dicen los expertos, es que el violín esté bien proporcionado y sea un trabajo plenamente profesional. La antigüedad no le da un bouquet especial, como ocurre con el vino, ni siquiera a la obra de tan excelsos maestros.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar