Riazor vivió el derbi, cinco años después

El estadio de Riazor vivió una noche de gran ambiente festivo, con un más de dos mil aficionados celestes en las gradas del campo coruñés.. Eso sí, antes del encuentro los enfrentamientos entre aficionados acabaron con un autocar con la luna rota y algunas actuaciones policiales; ya en el tiempo de juego se hicieron ver las  bengalas.

Como el marcador no se movía, Herrera tiró de arsenal y sacó a Orellana para demostrar que las opciones ofensivas de este equipo son infinitas. El chileno cambió el partido y, tras un par de avisos, batió a Aranzubía en una gran jugada personal. Quedaba un suspiro para terminar el partido y el Celta abrazaba a un nuevo héroe que tardó un minuto en convertirse en villano cuando perdió el balón a pies de Laure. El lateral, incansable toda la noche, contactó con Lassad y a partir de ahí comenzó el delirio en un Riazor entregado.

El gol del delantero marsellés da tres puntos y estima al Depor, pero el Celta se marcha con la cabeza muy alta. Lo bueno es que los dos están en la parte alta de la clasificación y tienen mimbres para pensar que el derbi de Riazor de la próxima temporada se debe disputar en Primera. Pero antes de eso habrá revancha en Balaídos allá por el mes de abril. Espera otra fiesta del fútbol gallego y eso, después de lo visto ayer, es una gran noticia para todos.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar