Chacón viaja a Afganistán para repatriar el cuerpo del militar español asesinado

El sargento primero, Joaquín Moya Espejo de 35 años, llevaba chaleco antibalas y murió cuando era evacuado en helicóptero a un hospital, tras  recibir un disparo en el pecho en un enfrentamiento con la insurgencia afgana en la localidad de Ludina, según ha informado el Ministerio de Defensa.

 

 

 

 

La ministra de Defensa, Carme Chacón, ha llegado la madrugada de este lunes a la ciudad de Herat, en Afganistán, para conocer con detalle las circunstancias en las que se produjola lmuerte del sargento primero Joaquín Moya Espejo,  y para acelerar los trámites de repatriación del cadáver, según ha informado el Ministerio de Defensa.

A su llegada a la ciudad afgana, Chacón ha lamentado la muerte del militar español  y ha animado a las tropas allí desplegadas a seguir trabajando «con el mismo valor» y «con la misma entrega» porque, aunque la misión en el país asiático está «en la cuenta atrás», todavía «hay peligro».

En este sentido, la titular de la cartera de Defensa ha apuntado que la misión se encuentra en su última etapa, ya que está previsto que a finales de este año comience la transferencia de responsabilidades a las autoridades afganas en la provincia de Badghis. «Ello será posible gracias a vuestro excelente trabajo en la reconstrucción del país y en la formación de las fuerzas de seguridad afganas», ha apuntado.

 

 

Chacón, que ha viajado a Afganistán acompañada por el jefe de Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), José Julio Rodríguez, se ha reunido ya con el jefe de la FSB de Heart, coronel Javier Carramiñana, y con el jefe del PRT español en Qala-i-Naw, coronel Félix Eugenio García Cortijo, y posteriormente se ha dirigido al contingente desplegado en Heart. Allí, les ha transmitido a los militares españoles el apoyo, admiración y gratitud de Su Magestad El Rey, y ha denunciado que «los que han asesinado al sargento primero Moya no quieren que haya un Ejército ni un Estado afganos, y desde luego no quieren que haya libertad ni seguridad en esta tierra».

«Nos consideran sus enemigos y eso es así porque vamos a impedir su proyecto criminal», ha aseverado, para participar, a continuación, en un responso oficiado por el capellán de la base por el militar fallecido, a quien el brigadier italiano Luciano Portolano, jefe del Mando Regional Oeste (RC West) de ISAF, le impuso la Medalla de la OTAN a título póstumo.

El militar español falleció el domingo al recibir un disparo de arma ligera durante un hostigamiento producido en las proximidades de Ludina contra tropas afganas a las que acompañaba un equipo de instructores españoles. El avión de la Fuerzas Armadas Españolas que traslada los restos mortales del sargento primero Moya Espejo está previsto que aterrice en la Base de Torrejón en torno a las 16.00 horas de este lunes, donde se le impondrá la Cruz al Mérito Militar con distintivo rojo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar