“Vivos y en poder de Al Qaida”

 

Los cooperantes secuestrados están vivos y en poder de Al Qaida, asegura un mediador

Los tres cooperantes europeos (la madrileña Ainhoa Fernández de Rincón y el mallorquín Enric Gonyalons, además de otra mujer italiana, Rosella Urru) que fueron secuestrados el pasado día 23 en el campo de refugiados saharauis de Tinduf “están vivos y en poder del Al Qaida del Magreb Islámico (AQMI) “, según ha afirmado un mediador a la agencia AFP. “Fue uno de sus secuestradores, miembro de AQMI, quien nos comunicó esta información”, ha declarado la misma fuente, con base en un país del África del Oeste.

Ainhoa Fernández y Enric Gonyalons

Según ha informado el mediador, AQMI tenía cómplices en el campo de refugiados saharauis donde se produjo el secuestro. Estos cómplices habrían facilitado las armas y la huida del vehículos de los captores. “Sabemos que dos hombres armados con el uniforme del Frente Polisario dejaron marchar a los vehículos que transportaban a los rehenes”, ha manifestado.

Hasta ahora, el Gobierno saharaui había indicado que los autores del secuestro eran “terroristas” llegados desde Mali que habían regresado a ese país tras el asalto, pero no se había pronunciado sobre la organización a la que pertenecían. Sin embargo, un responsable del Gobierno de Mali ha vuelto a desmentir que los tres europeos se encuentren retenidos en el desierto de su país.

De acuerdo con una fuente de inteligencia en el África occidental, el secuestro de rehenes cerca de Tinduf demuestra que la organización tiene ramificaciones en toda la región. AQMI fue inicialmente activa en la región argelina de la Cabilia y en un vasto desierto que cubre el sur de Argelia, el norte de Malí y Níger. Su intervención en un área que apoya al Polisario ha enfurecido al mismo. La eliminación de los tres europeos es un “acto terrorista” contra el Polisario, que “sigue sufriendo el terrorismo en el Estado marroquí”, dijo su presidente Mohamed Abdelaziz el pasado sábado.

Los secuestradores pronto harán públicas sus reivindicaciones para poner en libertad a los cooperantes.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar