«Piscigranja» de trucha en Perú con un proyecto de la Universidade de Vigo

El proyecto prevé llegar a una producción de 200.000 piezas en 2016

La Universidade de Vigo lidera un proyecto de cooperación, en el que también colaboran la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados y Mariscos (Anfaco) y la Xunta, que consiste en la construcción de una «piscigranja» de trucha en Perú, para una comunidad que reside en la montaña Andina, a más de 4.000 metros de altitud.

El proyecto, que responde a una demanda de los propios habitantes, pretende contribuir a la mejora alimentaria de esta población, que se dedica a la cría de alpaca y cuya dieta incluye el pollo como principal aporte de proteínas. De esta forma, podrán complementar su nutrición con pescado, un alimento al que en esta zona del país, en la municipalidad de Huancavelica, no tienen acceso por estar en el interior.

Según explica el coordinador del proyecto y catedrático de la Escuela de Minas, Enrique Orche, que lleva años desarrollando acciones en Perú, fue durante una visita a unas minas de mercurio –material que se llevaba a Potosí para realizar amalgamas con la plata de ese yacimiento– cuando conocieron a los habitantes de la zona, quienes les pidieron un proyecto acuícola en una laguna existente.

Esta iniciativa también cuenta con la participación de instituciones locales de Perú y de los habitantes del lugar, la comunidad de Santa Bárbara -compuesta por unas 130 familias–. De esta forma, además de la construcción de infraestructuras y la formación para conocer la materia prima y el uso que se le debe dar, también se impartirán talleres que permitan a las mujeres de la comunidad «gestionar los recursos que puedan sostenerla», ha indicado Orche.

El proyecto está actualmente en su fase inicial, en la que ya se han comenzado a construir algunas infraestructuras, incluido el acceso a la Laguna que están realizando las entidades locales, y el objetivo es poder criar ejemplares de truchas arco iris hasta que alcancen un peso de 250 gramos –que se consigue aproximadamente al año de tener los huevos embrionados–.

PRODUCCIÓN

La fase de proyecto piloto, con la que se prevé que sea suficiente para cubrir las necesidades de la población de toda la zona -no sólo de la comunidad de Santa Bárbara_ espera comenzar con una producción de 20.000 piezas, si bien las previsiones son llegar a las 200.000 unidades en 2016.

El proyecto, que se desarrolla en una de las zonas más pobres del país, cuenta con un presupuesto de 208.000 euros, de los cuales 155.000 son aportados por la Xunta, mientras que el resto corresponde a la institución académica, Anfaco, voluntarios que participan en el proyecto y las instituciones locales peruanas.

«INTERNACIONALIZACIÓN»

El rector vigués, Salustiano Mato, quien ha estado acompañado en la presentación por representantes de Anfaco y de la Xunta, ha destacado la cooperación como una forma de «internacionalización» de la Universidade de Vigo, al tiempo que ha destacado la importancia de que la iniciativa haya nacido de los propios «actores implicados».

«No se puede hacer pseudocolonialismo a través de la cooperación», advierte Mato, quien considera que en la «relación mutualista» hay aspectos positivos tanto para la población receptora de la iniciativa como para la Universidade, ya que, a su juicio, esa es «la mejor manera de tener embajadores por el mundo».

Finalmente, ha recordado que la iniciativa de excelencia internacional Campus do Mar también va ligada a la idea de cooperación.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar