La oleada de incendios es para Feijóo un «problema de delincuencia»

 El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha vinculado la ola de fuegos registrada en Galicia en los últimos días «con un problema de delincuencia y de orden público», por lo que ha llamado a la oposición a estar «a la altura» para combatir «a los verdaderos culpables» que, ha defendido, «no son ni las brigadas ni el dispositivo».

   «Éste es el momento de vigilancia, extinción y denuncia, no de hacer política ni partidismo», ha advertido Feijóo, quien ha asegurado que «nunca» en la misma época del año hubo un dispositivo de extinción «tan grande» como el que trabaja ahora en la comunidad, pese a que la oposición atribuye las dificultades para apagar los fuegos a los «recortes».

   Tras presidir una reunión extraordinaria del Consello de la Xunta para aprobar las cuentas de 2012, el presidente se ha reafirmado en que la «causa» de los incendios es «la delincuencia forestal» y ha esgrimido como pruebas el elevado número de fuegos –400– registrados entre el sábado y el lunes, su nocturnidad, la agrupación y el hecho de que «sigan» las vías de comunicación.

   «Los 400 fuegos en tres días, la mayoría por la noche, la mayoría concentrados y la mayoría siguiendo los mapas de comunicación, acreditan que lamentablemente en Galicia hay un problema enorme con la delincuencia forestal», ha remarcado Feijóo, quien ha reiterado su «agradecimiento» por el trabajo hecho a las brigadas de extinción, para volver a incidir en que «nunca hubo tantas» en períodos «similares» del año.

   En este escenario, ha constatado que la «delincuencia forestal» es un problema «social» que existe en Galicia y ha manifestado su deseo de que las formaciones políticas «estén a la altura» para hacerle frente. «Supongo que los partidos, todos, estamos en contra de los delincuentes y de los que queman el patrimonio», ha aseverado.

   Por otra parte, preguntado al respecto, Núñez Feijóo ha negado que la comunidad esté viviendo ahora una situación similar a la que se registró en la ola de fuegos que se produjo en verano de 2006, ejercicio en el que él mismo y otros dirigentes del PP, entonces en la oposición, criticaron con dureza la gestión que el bipartito hizo de la extinción de incendios.

   Al respecto, el jefe del Ejecutivo ha alegado que en 2006, «con 100.000 hectáreas» calcinadas, el número de fuegos registrado en la comunidad «no fue superior» al de otros años que contaron con «una media de entre 20.000 y 25.000 hectáreas» quemadas.

   «Si no había más fuegos, el problema es que no se apagaban a tiempo», ha reflexionado el presidente gallego, para concluir que el dispositivo que la Xunta tiene en marcha ahora «funciona» y que hizo «un buen trabajo», pese a la sequía «más importante que tuvo Galicia en 49 años».

 

Imprimir

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar