Greenpeace boicotea la paella para denunciar la pesca de arrastre

La delegación británica de Greenpeace ha lanzado una polémica campaña contra la pesca ilegal en la que señala que la paella «huele a podrido», del mismo modo en que lo hace el sector pesquero de arrastre nacional, a quien acusa de estar incumpliendo las normas comunitarias a pesar de ser el país que más ayudas recibe de Bruselas.
 
   Según publica la organización en un blog de su página web de Reino Unido consultado por Europa Press, fue precisamente el consumo de un plato de paella el que sirvió de punto de partida a una investigación de nueve meses –denominada ‘El caso de la paella podrida’– sobre los contratos realizados por un empresario de la pesca español, Toño, a quien califican como un «magnate» del sector que ha «interiorizado su convicción por la pesca ilegal».

   Así, en un video de denuncia, Greenpeace comienza destacando que cualquiera que pida una paella puede detectar su «olor a podrido» y advierte de que si la pesca de arrastre española continúa «saltándose las normas comunitarias» este típico plato valenciano «se quedará fuera del menú».

   La organización denuncia, en plenas negociaciones para la reforma de la Política Pesquera Común, que la flota española es «la más grande, la más destructiva y la más lucrativa», al tiempo que es la que mayor cantidad de subvenciones recibe por parte de Bruselas mientras el Gobierno «está haciendo la vista gorda sobre estas prácticas podridas».

   «Las leyes europeas en materia de pesca se han roto y la Política Pesquera Común se ha ido corrompiendo en los últimos 30 años por culpa de los intereses creados de estados miembros como España», lamenta Greenpeace UK.

   Por ello, defiende que esta política pesquera debe ser reformada «para dejar de financiar prácticas de pesca ilegales y promover una industria pesquera sostenible» e invita al ministro británico de Pesca a «ayudar a parar a estos magnates de la pesca ilegal españoles» en Bruselas.

   Asimismo, indica que a raíz de la publicación del informe, la Comisión Europea ha informado de que está investigando sus alegaciones, aunque Greenpeace señala que esto «no es suficiente». «Lo que se necesita es una completa y transparente auditoría sobre los subsidios de pesca otorgados a la flota española», apunta la organización.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar