El Nobel de la Paz recae en la presidenta de Liberia y dos activistas más

Por su defensa de los derechos de las mujeres
 

La presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf, Leymah Gbowee y la yemení Tawakkul Karman han obtenido el Premio Nobel de la Paz 2011, que se ha fallado este viernes en Oslo, por su defensa de los derechos de las mujeres.

Ellen Johnson Sirleaf, Presidenta de Liberia

La liberiana, Ellen Johnson-Sirleaf, la activista liberiana Leymah Gbowee y la activista yemení Tawakkul Karman han obtenido el Premio Nobel de la Paz 2011 por su «lucha no violenta por la seguridad y el derecho de las mujeres a participar plenamente en la construcción de la paz, según informó este viernes en Oslo el Comité Nobel del Parlamento noruego.

Johnson-Sirleaf era «la más probable ganadora» del galardón, según algunos medios de comunicación noruegos, por ser la primer mujer africana elegida presidenta democráticamente, por haber puesto fin al conflicto armado en Liberia y contribuir a la caída del anterior presidente, Charles Taylor, al que un tribunal internacional juzga por crímenes contra la humanidad.

Nacida en Monrovia en 1938, Johnson-Sirleaf, accedió al poder en las elecciones de noviembre de 2005, al imponerse a su principal oponente, el ex futbolista George Weah

La activista liberiana Leymah Gbowee

Por su parte, «Leymah Gbowee movilizó y organizó a las mujeres de todas los grupos étnicos y religiosos a fin de garantizar la participación de la mujer en las elecciones», destacó el Comité. «Desde entonces ha trabajado por mejorar la influencia de las mujeres en África Occidental y en las situaciones de posguerra», afirmó.

Tawakkul Karman, activista yemení

 

 

 

 

 

En cuanto a la tercera galardonada, el Comité declaró que, «en las circunstancias más difíciles, tanto antes como durante la ‘Primavera Árabe’, Tawakkul Karman jugó un papel destacado en la lucha por los derechos de las mujeres y por la democracia y la paz en Yemen».

 «El Comité Nobel noruego espera que el premio a Ellen Johnson-Sirleaf, Leymah Gbowee y Tawakkul Karman ayude a poner fin a la represión de las mujeres, que todavía persiste en muchos países, y a hacer realidad el gran potencial que las mujeres representan para la democracia y la paz», concluyó.

 

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar