Adios a Steve Jobs

El fundador de Apple y gurú tecnológico Steve Jobs, que desató una revolución en el consumo electrónico con productos como el iPod, el Iphone o el iPad, muere a los 56 años.

Apple dio la noticia en un comunicado sin especificar la causa de la muerte de Jobs, de quien se sabe que venia padeciendo una enfermedad irreversible.

«La brillantez, la pasión y la energía de Steve fueron la fuente de incontables innovaciones que enriquecen y mejoran nuestras vidas. El mundo es enormemente mejor debido a Steve», dijo el consejo de administración de Apple en el comunicado.

Su familia precisó que Steve Jobs «murió pacíficamente y rodeado de los suyos».

«En su vida pública, se le conocía como un visionario. En la vida privada, disfrutaba de su familia. Estamos muy agradecidos a la mucha gente que ha compartido sus buenos deseos y oraciones durante el último año de enfermedad de Steve», indican sus familiares.

El anuncio, tan temido como esperado debido a los problemas de salud de Jobs en el último año, suscitó una lluvia de reacciones, desde el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, a millones de cibernautas anónimos.

En un comunicado distribuido por la Casa Blanca, Obama rindió homenaje a uno de «los más grandes de los innovadores estadounidenses, lo suficientemente valiente para pensar de modo diferente, lo suficientemente osado para creer que podría cambiar el mundo y con el talento necesario para conseguirlo».

A la reacción del presidente estadounidense se sumaron las de numerosas personalidades y cientos de millares de personas comunes y corrientes que acudieron a la red de microblogs Twitter para rendir homenaje a uno de los grandes ídolos del siglo XXI.

Jobs ejerció como consejero delegado de Apple hasta finales de agosto, cuando renunció por no «poder hacer frente a sus obligaciones», lo que apuntaba a un empeoramiento de su salud después de ocho meses de baja por motivos médicos.

El ejecutivo había superado un tumor de páncreas en 2004, un trasplante de hígado en 2009 y este año fue visto en centros para pacientes de cáncer, si bien nunca se confirmó que se le hubiera reproducido la enfermedad.

El 5 de enero Jobs aseguró en un comunicado que sus médicos habían determinado que sus problemas de salud tenían como origen un desequilibrio hormonal de tratamiento «simple y sencillo».

En 2011 se prodigó muy poco públicamente y reapareció para la presentación del iPad 2 el pasado mes de marzo, un evento en el que fue recibido con una sonora ovación y en el que se le vio extremadamente delgado.

La alta implicación de Jobs en el diseño y desarrollo de exitosos productos como los reproductores iPod o el teléfono iPhone ha generado una imagen de dependencia que ha hecho cuestionarse al mercado si Apple seguirá siendo vanguardista sin su cabeza pensante al frente.

El pasado martes Apple desveló su nuevo modelo de iPhone, el iPhone 4S, en un acto conducido por Tim Cook, sucesor de Jobs, quien no acudió a la cita como solía hacer desde el debut en 2007 del revolucionario dispositivo.

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar