‘Una hipocresía históricamente insensata’ réplica de la Santa Sede a la BBC

El diario del Vaticano ‘Osservatore Romano’ ha lamentado en un artículo escrito por la colaboradora Lucetta Scaraffia y publicado este martes, que la cadena británica BBC haya cambiado las denominaciones de ‘antes de Cristo’ o ‘después de Cristo’ por un genérico ‘era común’ para, según los dirigentes de la emitente británica, no ofender «a otras religiones».

   En un artículo titulado ‘Una hipocresía históricamente insensata’, el rotativo oficial de la Santa Sede ha recordado que el argumento esgrimido por el consejo general de la BBC es tan sólo «un pretexto» porque «aquellos que quieren cancelar cualquier rastro de cristianismo de la cultura occidental» son «tan sólo unos pocos laicistas occidentales».

   Según afirma el diario del Vaticano, negar «la función históricamente revolucionaria de la venida de Cristo sobre la Tierra» es «una enorme tontería» porque «la aceptan también quienes no lo reconocen como Hijo de Dios». «Desde el punto de vista histórico, lo saben también tanto los musulmanes como los judíos», ha asegurado el rotativo.

   Además, el periódico oficial del Vaticano se pregunta en el artículo cómo «se puede fingir no saber que desde ése momento se ha creado la idea de que todos los seres humanos son iguales porque son hijos de Dios» y ha destacado que éste «es un principio en el cual se fundan los derechos humanos, en base a los cuales se juzga a los pueblos y a los gobernantes».

INICIATIVA «ANTI-HISTÓRICA» E «INSENSATA»

   En este sentido, el diario vaticano ha destacado que «no hay nada más anti-histórico y más insensato» que «negar las deudas culturales que la civilización tiene con respecto al cristianismo». Según ha declarado el diario, la datación cristiana «no es una cuestión de fe, sino de razón» como «han entendido claramente tanto hebreos como musulmanes».

   Asimismo, el diario vaticano ha afirmado que «por qué no reconocer que desde ése momento el mundo ha cambiado» porque «de esa realidad» ha nacido «la posibilidad para los pueblos europeos de descubrir el mundo y para los científicos de iniciar el estudio experimental de la naturaleza que ha llevado al nacimiento de la ciencia moderna».

NAPOLEÓN Y LENIN

   Sin embargo, el rotativo vaticano ha advertido que no es la primera vez que ocurre, puesto que ya en la Revolución Francesa, Napoleón Bonaparte impuso un nuevo calendario en el cual el cómputo de los días comenzaba el 14 de julio de 1789 e inventó nuevos nombres para los meses, así como canceló las fiestas cristianas y las sustituyó por «las revolucionarias».

   Además, el rotativo recuerda que el llamado ‘calendario napoleónico’ fue cancelado en 1806 porque «las nuevas fechas tenían algo de ‘postizo’ y ‘ridículo’ incluso para los más fieles iluministas».

   Finalmente, el ‘Osservatore Romano’ ha recordado que también el dictador ruso Vladimir Lenin intentó hacer lo mismo que Napoleón y cambió el calendario poniendo como fecha principal la revolución del 24 de octubre de 1917, también «con poco éxito».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar