El sector naval reclama trabajo en Santiago

   Unos 400 trabajadores del sector naval se han manifestado este martes por las calles de la capital gallega, convocados por la CIG, para reclamar «carga de trabajo» para los astilleros ante la situación «crítica» que están atravesando.

   Precisamente éste fue uno de los lemas más coreados en el transcurso desde la Alameda de Santiago hasta las dependencias de la Xunta, en San Caetano, donde el secretario nacional de la CIG-Metal, Xoán Xosé Bouzas, pidió a los poderes públicos «compromiso» para «garantizar los empleos y el futuro» del sector.

   Un sector, a su juicio, «estratégico», que se ve abocado a la «desaparición» si no se negocian nuevas construcciones militares o civiles, lo que supondrá «más desempleo y más miseria industrial». Por el momento, según sus cálculos, se han perdido «más de 15.000 puestos de trabajo» por la «dejadez» de la Xunta y el Gobierno central.

   Por su parte, en declaraciones a Europa Press, el responsable de la CIG-Naval, César Rodríguez, demandó a la Xunta que «se ponga las pilas», ya que el sector encadena en el último año «dos o tres expedientes de regulación de empleo» con carácter suspensivo que podrían desembocar en «una avalancha de EREs, en este caso, extintivos» si no se logra carga de trabajo. «Y los pocos trabajadores que quedamos, prácticamente, desapareceremos», advirtió.

   En este escenario, pidió «una apuesta clara» tanto de la Xunta como del Gobierno central para lograr «una resolución inmediata» del ‘tax lease’ –bonificación fiscal que se emplea en la construcción de algunos buques– y para crear un organismo «semejante» a Pymar «a nivel gallego» que funcione como «un fondo de garantías», tal y como había prometido el conselleiro de Industria, Javier Guerra.

«CIERRE TOTAL»

   Más contundente se mostró a continuación Bouzas Aboi, quien, en declaraciones a los medios, alertó de que el sector naval gallego «está abocado al cierre total» tras la pérdida de unos 7.000 empleos tanto en Vigo como en Ferrolterra, lo que «lleva consigo pérdida de poder adquisitivo» en esas comarcas que afecta también a «otros sectores».

   «Nos prometieron que se iba a resolver el problema del naval y, en vez de eso, vemos que se está agravando», denunció, para criticar el «silencio» del Ministerio de Industria y el hecho de que el conselleiro del ramo «ni se entera de qué va la historia». «Nos obligan a la movilización», subrayó, para recriminar a la Xunta que esté siendo «consentidora» al aprobar los EREs.

   «Si es un sector estratégico, hay que apostar por él», reflexionó, para instar a la Xunta a «liderar el proceso» para lograr que el ‘tax lease’ vuelva a alcanzar la bonificación del 30 por ciento y que se cree un fondo patrimonial de garantías.

   También Guillermo López, uno de los trabajadores del sector que acudió este martes a Santiago para participar en la movilización, explicó a los medios de comunicación que la situación es «muy crítica» porque «la carga de trabajo es nula».

   A la vista de esta situación, en el manifiesto que puso final –junto con el Himno Gallego– a la movilización, se dejó claro que «la CIG seguirá luchando» para conseguir que las distintas administraciones públicas «pongan remedio al desastre que están provocando en el sector naval». Además, se avanzó una nueva movilización el 24 de octubre.

ALTERNATIVAS

   Entre proclamas de ‘Conselleiro, solución; que no quede en el cajón’ en la explanada exterior de la Xunta, Bouzas Aboi dio lectura a un manifiesto en el que el sindicato nacionalista censura «el pasotismo total» de las administraciones y le exige «una política comercial de acuerdo con la normativa estatal y comunitaria más agresiva a la hora de negociar nuevas contrataciones» y «una mayor implicación política» en los contratos con «armadores o navieras» para reparaciones.

   Igualmente, demanda la creación de centros de reparación en Vigo y Ferrol, la construcción de un dique flotante en la ciudad departamental y la exigencia del levantamiento del veto a Navantia, en Fene. También reclama «políticas de apoyo» para que las empresas acometan «mejoras de gestión y tecnológicas», junto con la puesta en marcha de un fondo patrimonial de garantías a nivel gallego.

   «Hay alternativas, sólo hace falta voluntad política y valentía para ponerlas en marcha», reivindicó el sindicalista, después de escuchar cánticos de ‘Solución para el naval’ y ‘Queremos trabajar y no mendigar’.

«TRABAJAR CON FIRMEZA»

   En este extremo coincidió la diputada del BNG en el Congreso Olaia Fernández Davila, quien participó en la movilización junto con varios diputados autonómicos de su formación. Defendió, en declaraciones a los medios, que la Xunta y el Gobierno central «tienen que trabajar con firmeza» ante la Unión Europea para lograr que el sector naval gallego «pueda activar su economía y, por lo tanto, crear empleo».

   «Tienen que ponerse al servicio de la sociedad y no del Banco Central y de los sectores financieros especulativos», incidió, convencida de que «apoyar al sector naval es apoyar el empleo» en un momento en que los datos del paro son «alarmantes».

Es necesarios estar conectado para escribir un comentario Conectar